El cuento de los números

El cuento de los números,

empezó con 1 realmente, vimos que nos queríamos para siempre,

dos fueron los días en volver a vernos,

tres los años que nos conocemos, no los que nos quedan por recorrer,

quizás cuatro años saben a poco quizás lo suyo sean mínimo cinco décadas.

Seis fue el número prometido, que no el definitivo, pero si el que expresó los motivos.

Siete, el mes que nos volvimos a ver, después de tanto tiempo imaginando ese momento.

Ocho, son los meses que llevamos juntos de nuevo, pocos para los que yo te imagino. También mes del reencuentro, mes de la vuelta de la felicidad a mi vida.

Nueve, ansío cumplir contigo.

Diez, mi numero favorito, quizás son el mínimo de veces que debo decirte te quiero,

Once, las veces que deberíamos decirnos te amo,

Doce, las veces que te echo de menos cada minuto.

Trece… Catorce… la espera para el número que todos esperamos que no es más que un…

Quince, nuestro día, nuestro número y nuestra vida por delante. Eres mi niña bonita, siempre lo fuiste y siempre lo serás.

Nunca podré olvidarte ni olvidar lo que he vivido contigo, si una cosa tengo clara, es que lo que he vivido a tu lado, lo que siento por tí, no será jamás superado por ningún otro sentimiento o vivencia. Es algo especial, distinto, que sé que es prácticamente imposible dar con ello una vez, mucho menos dos. Te quiero, pase lo que pase, te quiero, estés donde estés, te quiero sea el número que sea, sea el día que sea.

JVR

Anuncios

Algo

Siento no ofrecerte algo,

nada distinto de los demás,

soy algo común, algo intrascendente,

tanto que no valgo.

Tanto que no salgo,

tanto que no sé si algo,

que no sé si nada.

Que no si estoy de más

o estoy demente.

Tanto que todo es algo,

solo uso, algo algo algo.

Ni uso de lírica ni diccionario,

no soy nada ni en diario.

Pasados por agua,

mis párpados desganados,

lago en las ojeras fragua.

No recuerdo concursos ganados

¿Como ganar el tienes talento,

más importante del momento?

Tu corazón no es para cualquiera

y no seré ni viento siquiera,

dando impulso a tu vera,

quizás mejor “sinmigo”,

quizás sea un error conmigo.

Que no sé que hacer,

que no sé si valgo,

que solo sé que algo algo algo,

mi corazón dice algo.

Mi mente dice retumbando,

eres caballo perdedor,

solo vas por ahí rezumando,

olor a derrota, menudo hedor.

Me tropiezo y descabalgo,

mi vida vuelve a ser algo algo algo,

mi corazón late, triste pero late,

no hay penuria que me mate,

quizás es que siento algo algo algo,

quizás para amarte yo valgo.

No lo sé, sólo es una conjetura,

quizás seas tú mi cura,

pero quizás yo tu perdición

y nunca me perdonaría tu apagón.

Irradias demasiada luz

eres luz divina venida del cielo,

pero merezco una cruz

y no semejante anhelo.

JVR

Mereces

No sabría definir felicidad,

sino fuera por un instante,

siempre he recibido pura maldad,

me valió la pena el aguante.

Por una vez fuí feliz,

te doy las gracias por ello,

espero no haberte dejado cicatriz,

porqué eres lo más bello.

Probablemente ahora sea tarde,

ya ni siquiera estoy ahí,

te preguntarás porqué me fuí.

Decidí morir porqué soy cobarde,

pero preferí la muerte,

que hacerte daño y tener que verte.

Mereces algo mejor,

un púgil que pelee todas las batallas,

que tenga suficientes agallas,

que no tema al dolor.

Mereces un mundo a tus pies,

bailando al son del blues,

alguien que te toqué al compás,

que al final del baile besarás.

Quizás yo sea aquel,

pero no me veo merecedor,

de tu preciado resplandor,

de tus labios sabor miel.

JVR

Esenciales

Sentirse especial,

ser algo esencial,

demuéstrame mi posición,

en lo alto del torreón.

Si para ti no soy,

lo primero en que piensas,

lo que echas más de menos,

si cojo y me voy.

Es que esto no funciona,

si conmigo tus sentidos,

no estan plenos.

Si tus sonrisas,

no son los más intensas,

si solo conmigo tonteas.

Si no es así, mejor que no seas,

ya que para mí eres todo,

sin dudarlo de ningún modo.

JVR.